Saltar al contenido

Túnez, un mar de contrastes

enero 7, 2016

Si estás pensando en visitar Túnez, ten por seguro que no te arrepentirás. El país, por sus costas, su cercanía con Europa y sus precios se ha convertido en uno de los destinos vacacionales más populares de los últimos años. El país, además de por el sol y sus playas, te sorprenderá por el importante patrimonio artístico, histórico, cultural y natural que tiene y que cautivará a todo aquel que viaje allí. En este artículo nos centraremos más en su costa pero próximamente descubriremos otros pequeños y grandes tesoros que ocupan su territorio.

Conocer Túnez es conocer un país con una larga tradición por el que han pasado multitud de pueblos dejando su pequeña huella en él. Cartagineses, beréberes, romanos, griegos…son solamente algunas de las civilizaciones que han marcado la historia del país que al recorrerlo nos sorprenderá como todavía se conserva el legado que dejaron estos pueblos y como sus vestigios conviven dentro de las fronteras de un solo país.

Un atractivo importante del país son sus precios, bastante por debajo de los precios europeos. Los alojamientos, restaurantes y desplazamientos son bastante económicos, así como las compras en cualquier zoco.

A tan solo dos horas de vuelo desde Madrid se encuentra este país lleno de misterios y bañado por las aguas más cálidas del mar Mediterráneo. Lo primero que a uno le viene a la mente cuando piensa en Túnez es historia, arquitectura y desierto pero no debemos olvidar el litoral ya que este país con 1.300 quilómetros de costa permite al turista disfrutar de su diversidad cultural y paisajística.

En el norte de Túnez se sitúa Cartago que significa “ciudad nueva”, es fácil disfrutar de su historia muy cerca de la costa. Estas ruinas del antiguo pueblo fenicio situadas en la colina de byrsa datan del siglo IX a.C.

Un poco más al sur se encuentra el golfo de Hammamet, playas de fina arena y calmadas aguas. El sol, el mar y el cielo se unen para que el viajero tenga la sensación de vivir unas vacaciones perfectas. Aquí los animales tienen paso libre y sus playas son también apropiadas para los que prefieran navegar y bañarse en alta mar.

Hammamet es uno de los lugares más visitados de Túnez y así lo hacen constar las hileras de lujosos hoteles que se pueden ver a lo largo de toda su costa.

Hammamet
Hammamet

Siguiendo dirección sur aparece la ciudad de Monastir, un lugar donde la grandeza de su historia está reflejada a cada palmo de la ciudad. Es recomendable ir a Túnez en primera línea de playa para disfrutar de ellas en todo su esplendor, ya sea tomando el sol o divisándolas desde el Ribat, una fortaleza construida para defenderse de los posibles atacantes.

En el sureste de Túnez, concretamente en el golfo de Gabés, está la ciudad de Zarfis, aquí se puede disfrutar de las playas más interesantes del país. La cercanía del desierto y la influencia de la costa crean playas doradas rodeadas de palmeras y olivos que suponen un espectáculo de colores para el viajero.

Golfo de Gabés
Golfo de Gabés

Para acabar este pequeño recorrido por la costa tunecina hay que coger un ferry que después de media hora desembarca en la isla de Djerba, a pesar de contar con varios mercados, esta isla dista mucho de los bulliciosos pueblos de Túnez. Djerba es un remanso de tranquilidad, sus aguas azul turquesa, su brisa marina y las palmeras hacen el resto. Es todo un placer visitar esta pequeña isla.

Djerba
Djerba

No lo pienses más y aventúrate a conocer este país en el norte de África. Entra en nuestra web www.encuentraviaje.com y con un simple click conoce las mejores ofertas para viajar.