Saltar al contenido

Malta, una joya en medio del Mediterráneo.

agosto 4, 2015

Malta, situada al sur de Italia, en pleno centro del mar Mediterráneo donde se alzan tres islas que forman el archipiélago de Malta: Gozo, Comino y Malta. Este archipiélago es uno de los paraísos más atractivos para disfrutar del mar, de sus aguas cristalinas, sus playas de arena blanca y una abundante vida nocturna.

Sus callejuelas largas y estrechas esconden palacios barrocos, catedrales renacentistas, vestigios medievales y ruinas como la del Hipogeo, declaradas Patrimonio Mundial por la Unesco que dejarán cautivado al visitante.

Viajar a Malta es una de las mejores opciones para aquellos que deseen disfrutar de unos días inolvidables en medio del Mediterráneo. En esta preciosa isla mediterránea, el visitante podrá disfrutar descansando al lado del mar y a su vez encontrará un sinfín de actividades y excursiones para realizar en la isla.

Malta es una isla bañada por el sol y que goza de una gran riqueza histórica. Viajar a Malta está muy de moda como destino vacacional entre los turistas europeos. Ir a Malta es retroceder en el tiempo, por su situación geográfica se ha visto afectada a lo largo de los siglos por las culturas más influyentes de todas las épocas, reflejo de todo ello es el patrimonio que ha quedado legado en la isla: palacios, iglesias, fuertes y ruinas que el turista podrá contemplar a cada paso que dé.

Malta3

Malta tiene un clima espléndido con temperaturas que rozan los 30 grados en verano y que no descienden de los 15 grados en invierno. La isla de Malta es la principal isla del archipiélago maltés, en ella se encuentra el aeropuerto Internacional de Luqa y su capital, La Valeta, es la capital en extensión más pequeña de Europa y que sirve como nexo de unión de transportes para llegar a todos los rincones del archipiélago, desde los edificios tradicionales y las calles retorcidas de Mdina, ciudad amurallada, hasta el pequeño puerto pesquero de Marsaxlokk.

A tan solo media hora en ferry desde Malta se encuentra la isla de Gozo, con pequeños pueblecitos pesqueros con un impresionante mar azul de fondo, una auténtica postal para los ojos. Caracterizada por un ritmo de vida lento y pausado, ideal para disfrutar de manera relajada de sus bonitas playas, pequeños acantilados o de sus monumentos megalíticos.

Hay que resaltar que Malta es un auténtico paraíso para el submarinismo, convirtiéndose en uno de los centros más importantes de Europa para practicar esta actividad. También se ha convertido en escala habitual de los cruceros por el Mediterráneo y de muchos jóvenes que acuden a sus islas a estudiar inglés, idioma que gracias a los vínculos históricos con el Reino Unido han mantenido como lengua oficial en las islas.

Por sus dimensiones Malta es cómoda de recorrer en tres días, por ejemplo, haciéndolo así:

Día 1. Visita a su capital, La Valeta, donde se halla la catedral de San Juan que posee una excepcional colección de pinturas de Caravaggio y contemplar las vistas de la isla desde Barrakka Gardens. Pasear por las Tres Ciudades (Cospicua, Senglea y Vittoriosa), localidades pequeñas y amuralladas que no están demasiado saturadas de turistas, lo cual se agradece.

Día 2. Visita a la ciudad amurallada de Mdina y Rabat para visitar las catacumbas de Santa Ágata y la Gruta de San Pablo, donde se dice que el apóstol se detuvo a rezar durante su paso por Malta.

Día 3. Isla de Gozo. Empezando por su capital, Victoria, que alberga su majestuosa catedral. Otro de sus atractivos son los acantilados de Djerwa y la playa de Ramla, de arena rojiza, donde Calypso retuvo a Ulises en la Odisea durante siete años.

Malta es un destino que por su clima, situación geográfica y gastronomía (increíble el marisco que tienen) es perfecta para escaparte unos días. Entra en la web www.encuentraviaje.com y reserva tu viaje con tan solo un click.