Saltar al contenido

La belleza del gótico barcelonés

noviembre 27, 2017
www.qhotel.es

Iglesias, palacios y monasterios góticos figuran entre los atractivos turísticos más importantes de la Barcelona, que presume, entre otros, de su catedral, el monasterio de Pedralbes o la elegantísima Santa María del Mar. Sin embargo, otros muchos pequeños monumentos pasan más inadvertidos al transeúnte. Esta ruta intimista propone revisitar edificios y descubrir detalles que resisten el paso del tiempo en silencio, sin cientos de cámaras que los fotografíen. Gracias a ellos, el pulso del burgo medieval que fue la ciudad en otra época sigue ahí.

El itinerario comienza en el corazón del área comercial del gótico, junto a la calle Portal de l’Àngel. El número 29 de la calle Santa Anna da lugar a una plazoleta trapezoidal donde se halla una pequeña iglesia. Si bien su exterior no es muy atractivo, resulta interesante el interior y su cimborrio octogonal, aunque lo verdaderamente maravilloso es el claustro de la parroquia Santa Anna (+34 93 301 35 76). De planta rectangular, tiene dos alturas caracterizadas por el dominio del arco ojival. El piso de abajo se conserva íntegro, mientras que el superior ha sido muy restaurado. El silencio imperante, solo roto por los trabajadores que cruzan la plaza hablando por el móvil, resulta evocador. Parece mentira que a pocos metros esté la bulliciosa plaza de Catalunya.

Nos dirigimos después hacia la plaza de la catedral, seguimos por la calle Bisbe, y al pasar la catedral giramos a la izquierda para enfilar la calle Freneria. En el número 14 hallaremos una casa restaurada que mantiene su esencia antigua: hay que fijarse en las vigas de madera que aguantan el edificio y en una ventanita lobulada en la primera planta. A pesar de las reformas que ha recibido este inmueble, las dos estructuras están ahí desde el siglo XV.

Old church in Barcelona

Si tras el ascenso a los cielos al viajero le entra sed, no habrá de ir muy lejos para saciarla. En la misma plaza está la fuente de Sant Just. Las tres caras esculpidas, entre serias y jocosas, permanecen ajenas a la discusión sobre su edificación –para unos en el siglo XIV, para otros en el XV– y parecen deseosas de enviar besos a quienes las contemplan, con sus labios carnosos y apretados. Después se puede pasear plácidamente por la calle Lledó, alternativa plácida y elegante a la saturada calle Montcada.

Al llegar a la calle Ample, nos acercaremos a la basílica de la Mercé, santa protectora de la ciudad. Es barroca, sí, pero la incluimos en este tour temático porque tiene su rinconcito gótico. El corta y pega arquitectónico era una práctica habitual en tiempos pasados y explica la puerta original de 1516 que está encastrada en la fachada norte de la iglesia. Perteneció a la iglesia de Sant Miquel, hoy desparecida. Casi en calidad de recuerdo sentimental, fue integrada en la basílica en 1870 y hoy se pueden observar sus detalles tardogóticos y renacentistas, en especial, los simpáticos grotescos, restaurados tras la Guerra Civil.

gotico4

Giramos sobre nuestros pasos para buscar la calle Ataülf. Menos glamurosa que la calle Lledó, pero mucho más auténtica, esta estrecha vía acoge, en el número 4, la Capilla del Palau Menor (+34 93 317 45 24). Esta preciosa iglesia formó parte de un notable palacio de origen templario que fue tristemente derruido en 1859 y reconvertido en viviendas. De estilo gótico tardío, tiene una nave única de salón y resulta sorprendentemente espaciosa, sobre todo si se compara con la discreta portada de Elies Rogent. No es el único resto del antiguo complejo arquitectónico. Al fondo de la cercana calle Timó (un misterioso cul-de-sac) pervive una puerta de piedra que, según se dice, construyó Jaime I para que los templarios que le ayudaron en la conquista del Mediterráneo pudieran acceder al palacio.

Cruzamos ahora la Vía Laietana para llegar a la calle Princesa y, desde ahí, giramos a la izquierda por la calle Montcada. En el número 1, en la esquina con la calle Assaonadors, se encuentra la Casa Puigxoriguer, un edificio que, aunque mayoritariamente moderno (de los siglos XVIII y XIX), ya estaba habitada en el siglo XIV. De dicha época conserva tres ventanas góticas en la planta noble, preciosas con sus arcos carpaneles y sus pequeños bustos esculpidos con caras de nobles señores barbudos.

gotico2

El recorrido acaba frente a Santa María del Mar (que ofrece visitas a su terraza), pero no para admirar su fachada, sino para contemplar en la dirección opuesta. Se percatará el visitante de una fuente que tiene estructura de pequeño torreón y está decorada con dos gárgolas con forma de león y de dragón, respectivamente. Es la fuente de Santa María, obra de Arnau Bargués (1403), conocida en sus tiempos como la fuente de los señores: sus usuarios eran los burgueses residentes de la calle Montcada. Quién tuviera un palacio para bajar aquí a buscar agua…

Entra en nuestra web www.encuentraviaje.com y con un click reserva tus mejores precios.