Saltar al contenido

El glamour en la ciudad de Barcelona

marzo 26, 2016

En Barcelona se puede saludar al sol desde una azotea con el Mediterráneo de fondo, un vermut maridado en el fragor de una terraza, la hora del té con una sibarita fusión de merienda y moda, una velada a golpe de cócteles creativos… Barcelona esconde bajo su piel un jugoso catálogo de experiencias privilegiadas para darse un baño de sofisticación en esta ciudad generadora de tendencias y adalid de la vanguardia europea. Redescubrimos la capital catalana bajo los destellos de glamour que se cuelan por su bella conjunción de mar y montaña, por ese alarde gótico enrevesado por los sueños de Gaudí. En Barcelona encontramos los nuevos iconos que añaden más grandeza si cabe a su factura modernista.

Barcelona3

Esta ruta cool por Barcelona comienza al amanecer en las alturas de un clásico entre los clásicos. El Majestic, emplazado en pleno Paseo de Gracia, es una pieza clave del lujo barcelonés desde 1918, un hotel de indiscutible solera por cuyos salones han desfilado personajes de la talla de Antonio Machado, Lorca, Picasso, la reina María Cristina o el omnipresente Hemingway.

Fachada del hospital de Sant Pau. Allí, en la Dolce Vitae, la terraza del último piso dueña y señora de una panorámica de 360º sobre la ciudad condal, una clase de beauty-yoga servirá para tomar pulso al nuevo día. Tendrá lugar a los pies de la piscina presidida por el mural de Philip Stanton mientras el mar se despereza en el horizonte y la luz va dejando asomar las agujas de la Sagrada Familia y los perfiles de Montjuïc y el Tibidabo.

Cuentan que hace furor entre las celebrities este ritual antiaging a cuyos dictados han sucumbido Uma Thurman, Gwyneth Paltrow y la misma reina Letizia. Una técnica diseñada por un famoso dermatólogo de la Universidad de Yale y que combina tratamientos de cabina, una línea de cosméticos y una dieta específica basada en alimentos antioxidantes. El resultado: frenar de un plumazo el proceso de envejecimiento. Así, después de unas saludables delicatessen y de una incursión en el spa con masaje incluido, buena opción será apuntarse a una práctica tan de moda como es ir de cañas al mercado. Y aunque Barcelona anda bien surtida de estas lonjas donde hoy el alterne se enmarca entre fruta, carne o casquería, elegimos el Mercat del Ninot por ser el último en incorporarse a esta tentadora tendencia.

Gastronomía y cultura. Reabierto en el Eixample hace apenas nueve meses tras una titánica remodelación integral, este espacio de estética post-industrial exhibe el perfecto equilibrio entre un mercado y un templo de degustación gastro. Puestos de productos fresquísimos que incluyen barra y cocina para improvisar platos, tres bares y un restaurante convierten su visita en una opción ideal para el tapeo matutino.

Gastronomía de Barcelona. Aunque si lo que se busca es un aperitivo distinguido, habrá que apuntar esta palabra: Vermutmuri. Se trata del maridaje de vermut con unos sabrosos tentempiés que se ofrece cada fin de semana en el bar El Passatge del hotel Murmuri. En los días soleados, la terraza, en plena Rambla de Cataluña.

Barcelona2

Toca entonces un poco de cultura y, puestos a ser innovadores, vayamos a descubrir los últimos gritos arquitectónicos. Y es que no hay nada como la espiral creativa de Barcelona, su capacidad de reinventarse a sí misma para mudar de rostro cada temporada. Hasta el modernismo, ese movimiento artístico que tapizó la ciudad en su rompedor afán de democratizar la belleza, ha dado una vuelta de tuerca con la apertura al público de nuevos edificios hasta entonces pertenecientes a familias apoderadas.

Es el caso de las casas Lleó Morera y Amatller. Situadas en plena manzana de la discordia, se trata de dos joyas modernistas de gran impacto en el paisaje urbano. La primera, obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, ofrece una visita guiada para admirar sus mosaicos, cerámicas, vitrales, esculturas y techos artesonados. La segunda, alumbrada por Josep Puig i Cadafalch, permite a grupos restringidos sumergirse en la decoración original de la que fuera la suntuosa vivienda de esta familia chocolatera.

Los secretos de Gaudí. También a Domènech i Montaner se debe el recinto modernista más grande de Europa, Sant Pau, que fue hasta hace poco un hospital en activo. Un impresionante conjunto de pabellones, conectados por pasadizos subterráneos, que condensa el esplendor catalán de principios del siglo XX. Pero tal vez el mejor descubrimiento sean los dos secretos de Gaudí recientemente desvelados: la Torre Bellesguard, erigida a los pies del Tibidabo, y la Casa Vicens, en el barrio de Gracia, renovada para añadir brillo arquitectónico a esta ciudad donde tampoco faltan novedades contemporáneas: el Disseny Hub Barcelona, con sus cuatro museos adyacentes a la Torre Agbar, es el último referente de la creatividad en ese flamante distrito tecnológico al que se ha llamado 22@.

Visitar Barcelona es sinónimo de mar, luz y glamour. Entra en nuestra web www.encuentraviaje.com y reserva tu escapada a Barcelona en un solo click.