Consejos para organizar un viaje a la costa oeste de Estados Unidos

0
1107

Un viaje a la costa Oeste de Estados Unidos es un viaje inolvidable. Si lo panificáis vosotros os saldrá más económico, y será mucho más especial que si lo contratas ya organizado.

Las ciudades más importantes que hay que visitar en la costa oeste de Estados Unidos son Los Ángeles, Las Vegas y San Francisco. Pero lo cierto es que toda la zona tiene muchos lugares que ver y conocer para todos los gustos. Los pueblos de la ruta 66, los acantilados de la costa californiana a lo largo de la Big Sur, los parques naturales como Yosemite, el Gran Cañón del Colorado, etc. cada punto de interés es muy diferente al anterior, y todos sorprenden por algo. Por ello, este viaje es muy recomendable hacerlo en coche.

Recorrer las carreteras que parece que no tienen fin, ir a vuestro aire, dedicando el tiempo que queráis en cada sitio, alojaros en moteles de carretera o en hoteles de lujo en función de lo que os apetezca u os podáis permitir… un viaje que da para mucho, pero que seguro que nunca olvidáis.

Lo más recomendable es comprar un billete de ida y vuelta en el mismo lugar. Primero, porque sale más barato, y segundo porque este viaje debe hacerse la ida por un sitio y la vuelta por otro para poder verlo todo. Si empiezas en Los Ángeles, por ejemplo, después de pasar unos días viendo lo más destacado de la ciudad y sin perderte una visita a los estudios de Universal, puedes hacer una visita a una ghost town. Calico, por ejemplo, es una de las ciudades fantasma mejor conservadas. Te sentirás como en una auténtica película del oeste, pero el decorado es real. Sin duda, una visita obligada. La ruta debería continuar, como no podía ser de otra forma, recorriendo unos kilómetros de ruta 66 para ver algunos de los más míticos: Kingman, Williams, Flagstaff, Oatman, etc. cada uno de ellos sigue guardando un encanto especial, y cada uno de ellos es hoy muy diferente. Merece la pena visitarlos y dar un paseo por cada uno de ellos.

La siguiente parada puede ser Las Vegas. Una ciudad de locura que o te encanta o te horroriza, pero que estando allí hay que visitar y conocer. Una avenida enorme rodeada de casinos, luces, fiesta, ambiente… y el escenario de mil películas americanas. Alojarte en Las Vegas en un buen hotel es una experiencia inolvidable y no es muy caro, ya que hay muchísima oferta.

Puedes continuar hacia el Gran Cañón, un lugar que te dejará sin respiración. Recorre todo lo que puedas andando, ya que es mucho más emocionante, y si tu bolsillo te lo permite pasa allí la noche. Monument Valley es otro parque natural al que debes ir subiendo hacia el norte. Está en la linde de Utah con Arizona, y posiblemente uno de los atardeceres más espectaculares que puedas ver, posándose el sol en los monolitos. Otros parques naturales de la costa oeste que debes visitar son Bryce Canyon, Zion Park y, Death Valley, por supuesto, Yosemite (el más grande después de Yellowstone, más al norte). Son paisajes  muy diferentes, pero todos tienen su encanto y particularidad. Con el abono de parques anual, puedes entrar a todos por 45 dólares cada coche.

San Francisco puede ser la última ciudad que visites antes de bajar de nuevo a Los Ángeles, aunque si tienes tiempo, los lagos Mammoth son también muy recomendables. San Francisco es una ciudad muy europeizada que te encandilará. El Golden Gate, Alcatraz, Lombart street, Castro, etc. una ciudad con mucho encanto y mucho ambiente. Eso sí, prepárate para hacer piernas, porque lo de las cuestas es totalmente cierto.

Para volver a Los Ángeles, lo ideal es coger la Big Sur para poder ver pueblos como Carmel, Santa Bárbara, etc. y disfrutar de los acantilados de la costa californiana y  disfrutar de la brisa del Pacífico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here